Buscar este blog

Cargando...

viernes, 11 de junio de 2010

NECESITAMOS SANTOS EN JEANS Y TENIS

Por: Henry A. Rodríguez

Al hablar de los “Santos” muchos pensamos en los altares de las iglesias y capillas , en las fiestas patronales de nuestro pueblo , o en las imágenes de madera, yeso o metal que embellecen los templos católicos de todo el Orbe.

Lo cierto es que el arte iconográfico (imágenes) ha servido como referencia visual (como si fuera una fotografía) de aquellos hombres y mujeres que con su vida dieron testimonio de Cristo, y esto para que como cristianos tengamos presente su ejemplo, inspire nuestro caminar Cristiano y nos aliente a ser mejores cada día.Sin embrago parece que hoy en día este objetivo se ha perdido o por lo menos se ha tergiversado, los Cristianos y en especial los jóvenes en lugar de inspirarse en la vida de los santos parecen depositar en los hombros de aquellos que han sido elevados a los altares la responsabilidad exclusiva de “haber vivido la Santidad”, como si esta estuviera extinta, para el joven parece algo fuera de moda, algo del pasado, caduco y esclerotizado.
Como Jóvenes Cristianos no nos podemos olvidar que la santidad es más que un titulo dado por la Iglesia , se trata de una llamada, una vocación, la vocación de ser auténticamente Cristiano, "Sed Santos como es santo vuestro Padre celestial" (Mt 5,48), el siervo de Dios Juan pablo segundo dijo:

“Necesitamos santos sin velo o sotana,necesitamos santos de pantalones jeans y tenis,necesitamos santos que van al cine, oyen música y pasean con los amigos,necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar, pero que sobresalen en la universidad…”

Joven ser santo no es tener derecho a que te hagan una estatua o poseer dones sobrenaturales, no es hacer cosas extraordinarias, sino como dijo la beata Teresa de Calcuta: “hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien hechas, amando hasta que duela.”
Todos podemos aspirar a la santidad, porque todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios que es el santo de los santos, unicamente tenemos que creerlo, y arriesgarnos a vivir la vida en santidad y alegría, desde un encuentro personal con Cristo en la cotidianidad de la vida en las cosas sencillas y simples porque allí esta Dios, la santidad para el joven es libertad, felicidad y amor ,un joven santo es aquel que ha aprendido a saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero que se sabe ciudadano del Reino de Dios, vive, actúa y ama como tal ,siendo testigo de Cristo para el mundo.

JOVEN NO TENGAS MIEDO A SER SANTO!

2 comentarios:

  1. Estas muy bueno el Blog... Los felicito por la iniciativa.... Dios les bendiga

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Henry! Están buenísimos los artículos. Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar